lunes, 6 de noviembre de 2017

Ya no queda casi nadie de los de antes...

¿Recuerdas aquella noche en la cabaña del Turmo?
Las risas que nos hacíamos antes todos juntos
Hoy no queda casi nadie de los de antes
Y los que hay, han cambiado…
 
 
No. Yo no empecé a correr un 20 de abril del 90. Con 16 años y pocos meses no tenía yo en la cabeza hacer mucho deporte, la verdad. Como mucho algún partido de fútbol los sábados tarde con gañanes como yo.... ¡¡Maldición!! Con este comentario podréis calcular mi edad...
 
Empecé a correr un día de agosto de 2010. Sí, un día de agosto. Ahí, con dos narices. Aunque para entonces ya había corrido una San Silvestre de Pamplona. Con más intención que acierto, ¡qué sofoco, por Dios!
 
Y no es por ser abuelo cebolleta, pero como ha cambiado el cuento en 7 años. ¿Cómo era eso del running pamplonés en 2010? No llegábamos a una carrera al mes y había tardes en las que en el parque, de 1.500 metros de cuerda, no te cruzabas con nadie. Pero nadie, de nadie.

Eso sí, cuando te cruzabas con alguno casi hasta nos sentíamos colegas. Hasta los más galgos del parque te saludaban, esos que se cruzan contigo a toda leche... Incluso en mi imaginario personal cada uno tenía nombre propio "el que corre nosecomo", "los calvos", "el que siempre sonríe", "la que me encontré en maratón Donostia". A veces pienso que  en su imaginario personal yo soy "el que siempre lleva gorra"... puede ser.

Luego llegó la burbuja, con su overbooking de corredores por los parques y carreras por las calles. Y era hasta difícil encontrarse con alguien conocido entre aquel mogollón... Bastante teníamos con hacer bonitas coreografías grupales para poder cruzarte y no chocarte, como para saludar.
 
Pero ahora, al menos en Pamplona, a la burbuja se le está poniendo tipín. Quitando dos o tres carreras al año, el running navarro adelgaza en volumen, después de varios años de vino y rosas. Casi todas las carreras caen en dorsales. Algunas estrepitosamente. Y eso se nota en el parque. Sales una tarde al parque, miras a tu alrededor y te das cuenta de que, "ya no queda casi nadie de los de antes, y los que hay, han cambiado"...
 
Por eso, la semana pasada, después de muchos meses sin verlo, volví a cruzarme en el parque con "ese que corre nosecomo". Me hizo ilusión saludarle de nuevo, y me dieron ganas de pararle y preguntarle eso de ... "Pero bueno, ¿tú qué tal? Di... Lo mismo hasta tienes críos"
 
Anteayer se disputó una de las carreras más multitudinarias de la ciudad. El domingo es la Behobia, otra de ellas. Ha llegado el frío y la lluvia, parece que para quedarse. El parque aguantará clientela, a duras penas hasta las San Silvestres. Después se vaciará. Un invierno más. En primavera será difícil repoblarlo... Pero seguiremos unos cuantos por allí, viviendo del recuerdo de las noches en la cabaña del Turmo. Y con ese recuerdo, seguiremos por allí los Novatillos, y ya puestos hasta igual preparamos un maratón para primavera de 2018.
 
 
Quien iba a decir que un grupo de Valladolid elegiría una borda de montaña en Huesca para su canción. Con ustedes, la cabaña del Turno

NOTA Y si ya no queda casi nadie de los de antes en mi parque, ni os cuento en la comunidad blogger... Una lástima que hayamos caído a la inmediatez del "like", con lo mucho que aprendí yo por aquí

12 comentarios:

  1. En mi parque sigue habiendo gente casi todo el año... es verdad que la cercania de SanSilvestre incrementa mucho el publico y que hace unos años eran muy pocos los corredores (Yo les conozco de verles pasar desde el banco donde consumiamos litros de cerveza como si no hubiera mañana, ni resacas), después, con el frio y entrenar de noche, ya somos pocos los que nos quedamos.

    Como cantaba Julio (yo soy más de Julio que de Cifu, obviamente), unos que vienen otros que se van, la vida sigue igual.

    ¡Felices 35, no los aparentas!


    ResponderEliminar
  2. Muy buena entrada y muy bien traída la canción.
    Que tardes de gloria me ha dado en los Karaokes ;-)

    ResponderEliminar
  3. Hola, chato, ¿cómo estás?
    Se ve que estamos saliendo de la crisis y ya la gente, a la que no le gusta esto, no necesita salir a correr.

    ResponderEliminar
  4. Novatillo!
    Yo siempre he sido un poco nómada. Unas veces corro por aquí, otras por allá, unas veces monte, otras ciudad... Si a eso le sumo que soy un despistado por naturaleza, me cuesta saber quienes son los de siempre y quienes no.
    Lo que sí he notado es que cada vez hay muchas más mujeres corriendo y que mucho asfaltero se ha pasado a correr por el monte.
    Lo de las carreras era algo que tarde o temprano tenía que pasar. No podían seguir creciendo año tras año. Lo positivo de esto, es que al final (eso espero) quedarán las mejores, o sea, las que alguien corre, disfruta, repite y contagia su entusiasmo al resto.
    Espero que si alguna vez voy a Pamplona, me lleves a correr a ese parque!!
    Un abrazo

    P.D. Eso de que empezaste a correr un mes de agosto, me suena a que fue cuando acabó la resaca de los San Fermines...

    ResponderEliminar
  5. Pasaba por aquí... y me dio por saludar! :)

    ResponderEliminar
  6. Tengo la misma sensación que tu... Se llenan los caminos de runners fosforitos, y se hace duro oir lo de "ah, tu también eres runner?". Yo siempre digo que no, que yo soy corredor, que es lo que hacíamos hace 10 años.
    Será que me hago un cuarentón cascarrabias, como tu (lo de cuarentón ;-) )

    ResponderEliminar
  7. Mucho campeon. Llevo tb unos 7 años corriendo, muchos han empezado a correr a la vez, otros cada septiembre empiezan y duran 1, 2, yo creo q la diferencia esta en divertirse... si unos sera compitiendo contra el reloj, otros preparando carreras, otros solos escuchando musica... si te divertes cirriendo seguirás muchos muchos años.

    ResponderEliminar
  8. Recuerdo mi primera maraton en valencia, con manu cuentakilometros, con alex, contigo y con el abuelo runner.... parece que han pasado mil años y solo fue hace cuatro, manda narices!! Despues tuve la suerte de conocer al gran javi uniko y puedo decir que soy buen amigo de juan carlos. Nunca he visto en directo al gran sossaku pero recuerdo como me ayudo en mis inicios con sus consejos. Pinguina y pancho son como de la familia...... y alguien mas me quedara por ahi. Fue un gran momento y sin duda lo echo de menos. Saber donde corria cualquiera de ellos cada semana era algo que me encantaba. Una pequeńa gran familia. Cualquier tiempo pasado fue sin duda muchisimo mejor

    ResponderEliminar
  9. 20 de Abril del 90...debía estar ya dando la bienvenida al buen tiempo en Madrid mientras continuaba con la rutina de salir a correr 3 días por semana. Debía llevar ya unos 4-5 años con esa rutina que luego nunca me ha abandonado.

    Mucho ha cambiado esto en pocos años, imagínate en aquella época. Salía a correr por un tema únicamente de salud, física y mental, para mantener el peso a raya por los excesos de la época. Correr no era un deporte, era lo que hacías para poder aguantar más jugando al fútbol o al baloncesto. Correr era como estirar, que no lo vemos como un deporte.

    Ahora me da la impresión que salvo 2-3 carreras hype-postureo, el resto sí se va desinflando, mucha gente se pasa a deportes de gimnasio o a otros que requieren menos esfuerzo y son más agradecidos socialmente.

    Y los blogs? Esa es la razón de por qué me enganché a competir, a participar en las carreras, ahí estaba todo el conocimiento popular sobre este mundo, en una época en la que no era tan sencillo obtener información. Los blogs me influyeron muchísimo y me empujaron a correr mi primera maratón. Grandes todos los blogueros por dedicar parte de su tiempo libre a compartir experiencias para otros.

    Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  10. Si hubiéramos tenido tuiter creo que pese a ello, habríamos escrito en blog. Tenia mucho que contar, era compartir experiencias y aprender cosas. Me gustaba correr y contar lo que me sucedía cuando corría. Ahora ya no me gusta correr. Me duele todo y el cabrón de mi amigo me lleva con el gancho desde hace años cada día. Creo que me he convertido de corredor a maratoniano, solo maratoniano. Ahora todo lo que hago es para maratón y solo encuentro satisfacción en hacer esa carrera.
    Eso si, la cantidad de buena gente que he conocido a través de los blog es impagable.
    Tu blog me sirvió para morirme de ganas de correr por Navarra, para sentirme interesado por el síndrome Dravet y las donaciones de sangre. Todo muy de buena gente con mayúsculas. Abrazos.

    ResponderEliminar
  11. Me siento orgulloso de haber pertenecido, o al menos haberlo intentado, a esa pequeña comunidad bloguera que se formó. Aprendí muchísimo, me divertí, me ilusioné, me motivé, casi me dan ganas de escribir de esto...Me alegro que sigas al pie del cañón, yo aún no puedo, pero volveré. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Creo que los de antes sí que seguimos. No sé si me puedo considerar de "los de antes", que sólo llevo 10 añitos corriendo. ¡Pero yo sigo!
    Un placer volver a leerte y ver que algunos otros de mis "correblogueros" de referencia siguen corriendo (aunque no escriban).

    ResponderEliminar