miércoles, 31 de octubre de 2018

Sophie, Fernand, Catherine, Mikel, Denis, Carole y una liebre de 2h

Kilómetro 18.
Sophie, Fernand, Catherine, Mikel, Denis, Carole...
Van a ritmo de 5.20. Yo tengo que ir a 5.40.
Les tengo que dejar marchar.
Se van...
 
 
Diez de la mañana.

Salida de la Donibane-Hondarribia.

Seré liebre de 2 horas.

Busco ubicación en la salida y varios corredores me preguntan cosas: si saldré a tiempo de disparo o de reloj, si aflojaré en las cuestas, si voy a hacer el recorrido completo...
 
 
Me ubico diez minutos antes de que den  la salida. A mi derecha la chica de rosa. Delante la chica de amarillo. Detrás el chico de rojo, el otro chico con la cinta en la cabeza, la chica de la bandana con la ikurriña...
 
 
 Por ahí se vislumbra un Novatillo y parte de la grupeta
 
 
Callejeamos, km2 vamos 15" lentos... Todo bajo control. A mi lado, contínuamente, la chica de rosa. Delante la de amarillo me busca de reojo. Enseguida se acopla Mikel. Pamplonica, casualidad, charlamos un buen rato.

 
 
Kilómetro 5, avituallamiento. La chica de rosa me pregunta en francés si pararemos a beber. Me apaño para decirle que sí, que beba tranquila. Los demás paran sin preguntar. En cien metros todo solucionado: Mikel, la de rosa, la de amarillo, el de rojo... todos alrededor, vuelve la grupeta.
Dejando atrás Donibane Lohitzune y empezando a subir a Sokoa
 
 
Hasta el km10 pierdo 50'' cuesta arriba para recuperarlos en la bajada de los dos kilómetros siguientes. Grito "allez, allez", "vamos", "aupa", "goazen!" o lo que toque en las cuestas arriba. Informo al grupo al paso de cada kilómetro, cojo agua de más por si alguien necesita...
 
 

Subidas, bajadas... y un aguador con #fosfy en el precioso paisaje de la Corniche
 
 
Y así hasta que llega el kilómetro 18. Y mi grupo, que va fresco, me deja atrás. Se ponen a 5.20. Yo debo ir a 5.40.

 
Justo en el avituallamiento "especial" del 18 paro para dejarles ir. Me consuelo con el pintxo de txistorra y el vaso de sidra que me ofrecen los voluntarios. ¡¡bien por la Donibane!!
 
 
Me pongo a ritmo y animo a los que llevo ahora alrededor.

 
En el 20,3 en la dura subida de Kale Nagusia pido al público que nos ayude. Que aplauda, que anime. Mientras, yo vuelvo a mi "allez, allez", a mi "vamos", a mi "aupa", a mi "goazen!"
 
 
¡¡Últimos metros!!
 
 
Llego a meta en 1.59.40. Objetivo cumplido.
 
 
Pero lo mejor está por venir. Varios de la grupeta me esperan en la línea de meta. Abrazos, besos, un par de selfies, muchas manos chocadas y sonrisas de agradecimiento.
Algunos, como Sophie me cuentan, que es su primera media y se va tan contenta con su 1.58.40. Todos me enseñan sus relojes. Fernand, Catherine, Mikel, Denis, Carole... casi todos marcan la cifra mágica de menos de 120 minutos. Giles y Sylvain se quedaron pocos segundos por encima... Pero también me llevé su abrazo.
 
 
Hasta selfies me hicieron en meta, ni los Rolling Stones...
 
 
Y así fue como la chica de rosa, la chica de amarillo, el chico de rojo, el otro chico con la cinta en la cabeza, la chica de la bandana con la ikurriña... y yo compartimos una mañana de running.  Hasta otro año Donibane y gracias
 
 
 
PD. En la bolsa de avituallamiento de meta me encontré una Ambrosía Tirma, seguro que a algún lector canario que me lee "desde el anonimato" le suenan de algo ;-)
 


viernes, 26 de octubre de 2018

Donibane Lohizune-Hondarribia. 21 kilómetros


km0 Saludar amigos en la salida, en la misma playa de Donibane Lohizune.


km1 Buscar sensaciones mientras suenan los primeros gritos de "allez, allez".


km2 Serpentear entre el puerto y la playa de Ziboure.



km3 Correr a los pies del precioso cementerio de Zokoa mientras el fuerte nos vigila.


km4 Girar y que el viento del Cantábrico te salude en el rostro.


km5 Inaugurar la espectacular carretera de la Corniche subiendo y subiendo hasta el primer avituallamiento.


km6 Dejarte caer bajando, apretar subiendo.



km7 Disfrutar mirando un mar color plateado.

 

km8 Recibir los aplausos y los ánimos de esos ciclistas que han parado en la cuneta.


km9 Intentar entenderte en francés con ese corredor que circula a tu derecha.


km10 Saborear la sombra del bosque sabiendo que ahí adelante, en aquella rotonda, tocas cima.


 
km11 Sentirte volar en este largo kilómetro cuesta abajo.


km12 Saludar a "Las dos gemelas" al llegar a la playa de Hendaya.


km13 Observar como bailan las barcas amarradas en la bahía del Txingudi


km14 Recordar aquel viaje a París, al pasar por la puerta de la estación del TGV.


km15 Cruzar ese puente y cambiar de país sin sacar el pasaporte.



km16 Olvidarte de los "allez" y escuchar los primeros "aúpa".


km17 Subir la avenida Iparralde y Paseo Colón y descubrir que el público de Irún nunca falla.


km18 Girar dirección Hondarribia y ponerte a los pies del monte Jaizkibel.


km19 Apretar en la carretera del aeropuerto sabiendo que el premio está ya cerca.


km20 Alucinar con el público de Hondarribia animando fuerte, muy fuerte, en la dura subida de Nagusi Kalea.


km21 Dejarnos caer hasta meta por la generosa bajada de la calle Juan de Laborda.


META Disfrutar de la llegada con el aplauso de los hondarribitarras. Y saber que has cumplido con tu objetivo... llevar al grupo de las 2 horas.









lunes, 15 de octubre de 2018

CASOLINA, La receta para una mañana de diversión


RECETA PARA UNA MAÑANA DE DIVERSIÓN


Ingredientes.

- 1 carrera 100% solidaria.
- 1 asociación en defensa de las personas con discapacidad intelectual o del desarrollo.
- 8 voluntariosos corredores #RetoDravet
- Un puñado de privados en Twitter con la organización
- WhatApps al gusto
- Una pizca de sudor.
- Un buen puñado de ilusión.

Duración: no más de una hora.
Dificultad: ninguna.


Ponemos,

De un lado una carrera 100% solidaria.

Una de esas pocas en las que un patrocinador principal (Laboral Kutxa), asegura que el 100% del importe de los dorsales sea para la asociación Anfas, (Asociación navarra en favor de las personas con discapacidad intelectual  o del desarrollo y sus familias).

De otro lado, un grupo de corredores morado #RetoDravet que acuden año tras año a la carrera. Y que este año piensan que pueden llevar a cabo una acción doble. Ayudar siendo liebres de la carrera y dar visibilidad, como siempre, a la lucha contra el síndrome de Dravet.

Lo mezclamos todo bien... Y nos sale una mañana de risas, de buen rollo, de solidaridad, incluso de emoción...

Y como no puede haber libro de recetas sin fotos, ahí tenéis unas cuantas del bonito plato que cocinamos...


No le digas a mi madre que hago postureo



Vamos para la salida... hay que llevar la grupeta a 5'/km




 Corriendo por la Estafeta como los toros, pero en dirección contraria, sólo faltan 272 días para Sanfermines


 Qué sufrimiento el de las liebres... jajaja






Al final, por problemas de sincronización del GPS. "nos comimos" 13 segundos... 50'13''. Otro año afinamos más...



Mil gracias a la organización, a Eduardo, a RocktheSport, a Anfas, a RetoDravet, a quien lleva las redes de la carrera, a lxs voluntarixs, y a mis compis liebres por su infinita paciencia con nosotros y por darnos la oportunidad de participar de una forma tan bonita en esta carrera.... 


Una pregunta...
¿Falta mucho para la #Casolina2019? Es que ya se me está haciendo largo...




jueves, 27 de septiembre de 2018

Reabierto quedas...

Mi madre nació en un pueblo de la montaña navarra


Era un pueblo de esos que en los años 40 tenían cura, médico, colegio, panadero e incluso un retén de la Guardia Civil. Sus casas grandes y sus familias grandes, llenaban las calles del pueblo de vida. De esa vida dura de pueblo de montaña, pero de vida al fin y al cabo.


Pero llegó la industrialización, con sus salarios de la capital y sus comodidades. Llegaron los "avances". La luz, la calefacción, los electrodomésticos. Y se abandonó el campo y los animales buscando una vida mejor en la ciudad, en Pamplona, dejando el pueblo casi vacío.


De vez en cuando "subimos" al pueblo. Llama la atención su belleza, pero más aún su silencio. Nadie en las calles, casi nadie en las casas. En la práctica, un pueblo muerto. Pese a sus 50 habitantes censados. Eso sí, un precioso cadáver. De postal.


Hace poco asistí a uno de los pocos eventos sociales que aún se celebran en el pueblo. Un entierro. Me llamó la atención el dolor con el que el cura (un cura para 11 pueblos, venido de Sudamérica, porque la Iglesia católica también vive su despoblación) nos dijo:

"Se me está muriendo la parroquia".


De postal


Hoy me asomaba al blog para escribir sobre otra cosa. Y al mirar el timeline del blog de la derecha he recordado la frase.


"Se nos está muriendo el blog" a muchos. Atrás quedaron los tiempos en los que, entre los blogs que seguías, 10 o 12 bloggeros habían escrito la última semana. Y tenías un buen rato de lectura, de aprendizaje y de recibir y expresar comentarios.


Pero llegaron "los avances". El like fácil, el retuit, acumular followers, los grupos de WhatsApp y otros alimentos para el ego que nos aportan otras redes donde ni se escribe ni se lee sosegado.


Por eso hoy he pensado que, una vez más, voy a hacer un esfuerzo. Como esa pareja de jóvenes de nuestro pueblo que mantienen abierta una casa rural


Seguiré escribiendo por aquí. Aunque no me lea nadie. Aunque no me siga nadie.. Aunque nadie visite el pueblo. Me gusta escribir. Y lo mismo doy con alguien al que le gusta leerme.


Aunque a nuestro alrededor "se nos mueren los blogs"... seguiremos.

Reabierto queda.

jueves, 24 de mayo de 2018

Volver, volver, volver....

Hay carreras a las que vas una vez y cumplen.
Carreras a las que vas una vez y defraudan.
Carreras a las que "si puedo me inscribo" y
carreras a las que "el año que viene no falto".
 
 
Hay carreras en las que corres.
Carreras en las que solo corres.
Carreras en las que disfrutas.
Carreras en las que solo disfrutas.
Pero también hay carreras en las que corres, disfrutas y colaboras.
 
 
Hay carreras pagando. Muchas.
Hay carreras gratis. Pocas.
 
Hay carreras de "un euro solidario con...". Muchas.
Hay carreras enteramente solidarias. Pocas.
 
 
Hay carreras con un circuito aburrido.
Hay carreras con un circuito bonito.
 
Hay carreras sin público.
Hay carreras con animoso público.
 
 
Hay carreras sin bolsa del corredor.
Hay carreras con bolsa del corredor.
Hay carreras con bolsa del corredor de camiseta y mil papeles inútiles
Hay carreras con bolsa del corredor "de las que pesan"
 
Equipo RetoDravet en Ziordia 2016
 

Equipo RetoDravet en Ziordia 2017
 
 
 
E-QUI-PA-ZO RetoDravet en Ziordia 2018.
Vamos a tener que pedir que amplíen la plaza del pueblo.
 

 
Afortunadamente, tenemos una carrera en Navarra en la que corres, disfrutas, colaboras, es gratis, te dan una bolsa del corredor "de las que pesan", tiene un bonito circuito y un animoso público. Una carrera de pueblo y de las de "el año que viene no falto".
 
 
El paisaje precioso, y el paisanaje animando
 
 
Que sí, que es una carrera solidaria, pero si se puede ir a fuego, pues allá que vamos
 

Gracias a José Ramón (@fimofito), alma mater y hombre orquesta de la carrera solidaria de Ziordia, por regalarnos el sábado una gran jornada de solidaridad runner.
 
 
  • Gracias por currar tanto para atender a sus 400 invitados (200 corredores mayores y 200 txikis).
  • Gracias por recoger 75kgs de rotuladores y bolis usados para Fundación Dravet.
  • Gracias por recaudar 1.400 euros para una escuela en Guatemala.
  • Gracias por recoger más de 2.000 kilos para el comedor solidario Paris 365 de Pamplona.
Y todo esto en un pueblo de 350 habitantes, Ziordia...
 
 
Y, sobre todo gracias, por lo bien que nos lo hiciste pasar... Y porque como decía Vicente Fernández.
 
"Tu tenias mucha razón,
le hago caso al corazón
Y me muero por volver... "
 
Vicente Fernández, "volver, volver"




miércoles, 9 de mayo de 2018

De maratón con los niños de AEFAT

Un tuit. 
Una tentación. 
Una conversación telefónica...

42km de risas. 
42km de cánticos. 
42km de buen rollo. 
42km de pasarlo bien...



Una tarde lei un tuit de un corredor donostiarra, @jjgibaja. Retuiteaba un mensaje de Aefat en el que pedían corredores para poder empujar las sillas de sus niños. en la maratón de Vitoria-Gasteiz. ¿Correr? ¿ayudar? ¿niños?... todo en la misma frase.

                                 
La típica carrera seria con runners vigilando el reloj...


Visita a Google. ¿Qué es Aefat? La asociación de familiares de enfermos de ataxia telangiectasia. Vale, correcto, necesito más información.


Seguí con Google. ¿Qué es la ataxia telangiectasia? Leo "Enfermedad hereditaria poco frecuente. Afecta el sistema nervioso, el sistema inmunológico y otros sistemas del cuerpo. Los síntomas se presentan en niños pequeños, generalmente antes de los cinco años... "


Cada vez me apetece más el plan. Vamos a empezar por el principio. Llamar a AEFAT. Quería saber si aún hacía falta un corredor. En una agradable conversación Rosa me convenció con una sola frase. "Los niños están emocionados, y deseando que llegue el día, y los familiares también". Allí teníamos que estar.


El resto fue sencillo. A Novatilla le encajaba genial correr la media maratón... y yo correría "los kilómetros que me necesitaran" con los niños. Apañado, nos vamos a Vitoria-Gasteiz.


El viernes empiezan los primeros whatsapps en el grupo de corredores. Empieza el cosquilleo.

El sábado recogemos los dorsales y las camisetas amarillas. Esta vez no correríamos por Reto Dravet. Cambiamos de color. Del morado Dravet al amarillo de las camisetas de Aefat. Pinturas SINNEK abonaría un dinero a AEFAT por cada corredor que corriera de amarillo. "Denme dos camisetas talla S, por favor".


Novatilla corrió muy rápido la MM, 
con la camiseta amarilla de Aefat


13.30. Feria del Corredor. Quedada para la foto. Buen rollo, postureo, fotos de rigor y la típica pregunta... 

Tú, ¿cuántos kilómetros puedes correr?


Sabéis que me gusta más correr que comer con los dedos. En junio estaré de liebre de 04h15 en San Fermín Maratón. Sabía que "tirando de fondo de armario" podía aguantar tranquilamente 30kms. Y si el ritmo no era exigente, podía llegar al final... quería llegar al final.


Llegó el domingo. Y ¡¡cómo lo pasamos!!. 
 



 
                               
                                                   En pleno esfuerzo titánico ;-)

Corrimos, comimos churros, tocamos palmas, posamos para las fotos, pedimos palmas, cantamos, gritamos, oimos a los niños como nos animaban, intercambiamos sonrisas, jaleamos al escaso público, convencimos a los speaker de que nos animaran fuerte, hicimos la ola a otros corredores, nos hicieron la ola los familiares... ¿quién da más?

Asterix y Obélix vinieron de la Galia a echar una mano...

No recuerdo si aquí gritábamos "Campones, campeones" o solo "Oe, oe, oe, oeee" Pero gritar gritábamos todos, y bien fuerte

El de enmedio es solo un corredor, los de los lados son los campeones, con sus medallas
 

Hasta Spiderman bajó de su telaraña para empujar sillas





¿Se puede disfrutar a lo grande durante 42kms? la respuesta en la foto....



Y asi fue como Lola (Barcelona, 9 años), los mellizos Adrián y Bárbara (Burgos, 12 años), Álex (Valencia, 14 años), Javi (Murcia, 21 años), y Jon (Vitoria-Gasteiz, 15 años) corrieron el maratón de Vitoria.

El señor de azul es un tal Martín Fiz que fue campeón del mundo,
pero nuestros campeones vestían de amarillo...

 
Y, aunque esto sea lo de menos, mis piernas aguantaron, 42km. Y sumé mi 13º maratón, en la que más he disfrutado.


Si habéis pasado envidia leyendo, que seguro que sí, los niños de AEFAT quieren volver a correr maratón a final de año en los maratones de Malaga y San Sebastián. Os esperan.
 

 
Y ya de paso, si queréis más info de la AT, o si tenéis esas monedillas que han aparecido entre los cojines del sofá y queréis donarlas, pasaos por https://www.aefat.es/ y echáis una mano... Todo suma.


Para terminar, no creo que pase, pero si aún os lo estáis pensando, os dejo con la frase de uno de los niños que corrieron. Que cumplía años al día siguiente...


"Ha sido la mejor forma de celebrar mi cumpleaños"




viernes, 9 de marzo de 2018

Si no hay maratonianas, esta no es mi revolución.

Me pincho el dorsal, 
Me sitúo en mi lugar en el cajón de salida. 
Miro a mi alrededor. 
¿Qué veo? Corredores. Corredores hombres, muchos hombres
Casi todos. 
Entre el público, hombres, mujeres y niños. 
Muchas mujeres y muchos niños. 


Creo que nunca he corrido una carrera con un número paritario de corredores y corredoras. Cuanto más larga es la distancia, mayor es la brecha que veo entre el número de ellos y ellas. En mi experiencia, eso es así.


Pero esto lo cuentas aquí y empezamos a fliparnos. Alguien sale rápido con el "...pues en Estados Unidos corren más mujeres que hombres". Cierto. Según datos de 2016, 57% ellas frente al 43% de ellos. 


Desde el púlpito de las redes sociales, desde la comodidad de un nick, los varones nos preguntamos ¿Por qué las mujeres no corren maratones? y empezamos a divagar. 

- "Es que la cultura del deporte en España aún no ha calado entre las mujeres, les gusta hacer otras actividades". (*)
- "Es que ellas prefieren deportes donde puedan socializar más". (*)
- "Les gusta el aerobic, el zumba y no eso de salir a correr kilómetros y kilómetros" (*)


Luego, apagas Twitter, retornas al mundo real, al 1.0, y te encuentras otras cosas, más lógicas, que todo lo explican. 


En mi oficina 6 personas han reducido su jornada "por cuidado de hijo menor". Todas mujeres. Los hombres tenemos derecho a idéntica reducción. Ningún hombre la ha pedido. Todas ellas cocinan de víspera para tener la comida preparada cuando lleguen a casa. Y hay que verlas salir corriendo de la oficina. Eso sí que es correr y no lo que hacemos los varones en nuestras carreritas vestidos de fosforito.  


Un entrenamiento estandar de maratón te puede llevar 60-70 kilómetros semanales de promedio. A un ritmo de 6'/km son unas 6 o 7 horas semanales dedicadas a correr. Si le sumanos el tiempo de vestirse, estirar, ducharse... no salen menos de 10 horas dedicadas al running semanalmente


Sin embargo, muchos hombres corren maratones. ¿Por qué? Es sencillo. Durante esas 10 horas semanales nada les reclama más allá de sus zapas. Eso sí, luego inundan las redes sociales de dedicatorias a sus parejas, de fotos haciendo corazoncitos con los dedos, y de desafortunados tuits del tipo "Ir esta tarde al Ikea sí que es una tirada larga y no la que he hecho esta mañana". (*)


Quizás no haga falta que seamos norteamericanos, ni necesitemos abolir el zumba. Es más sencillo. No es un asunto de "ayudar", ni es un asunto de "compartir", es un asunto de "hacer". Nuestras parejas deben tener también esas 10 horas, para correr, para hacer zumba, o, en resumen, para hacer lo que les salga de las narices...



Si no hay maratonianas, esta no es mi revolución.



(*) Testimonios basados en opiniones leídas en Twitter